Para los Curas Villeros el “paco” tiene vía libre

Para los sacerdotes que viven en las villas de la Ciuda de Buenos Aires, las discusiones de ministros y jueces por la tenencia y consumo de drogas están muy alejadas de lo que pasa en la realidad. Es más, denuncian que las villas, como “zonas liberadas”, son funcionales al narcotráfico. El Estado…ausente

Entre nosotros la droga está despenalizada de hecho. Se la puede tener, llevar, consumir, sin ser prácticamente molestado. Habitualmente, ni la fuerza pública ni ningún organismo que represente al Estado se mete en la vida de estos chicos, que tienen veneno en sus manos”, escribieron los sacerdotes en un documento que presentaron ayer ante la prensa.

Doce de los diecinueve curas firmantes del texto, que viven en las villas porteñas y que son allegados al cardenal Jorge Bergoglio, denunciaron también el tráfico de armas como disparador de la violencia juvenil.

Es la segunda vez en dos años que el Equipo de Sacerdotes para las Villas de Emergencia de la Arquidiócesis de Buenos Aires interviene públicamente en un tema de interés común para la ciudad. En julio de 2007, tras conocerse proyectos para desa- lojar algunos asentamientos, reclamaron una “integración urbana” .

“La mayoría de los que se enriquecen con el narcotráfico no viven en las villas, en estos barrios donde se corta la luz, donde una ambulancia tarda en entrar, donde es común ver cloacas rebalsadas”. Sin embargo, admiten: “Otra cosa distinta es que el espacio de la villa, como zona liberada, resulte funcional a esta situación”.

“No queremos entrar en un conflicto. Este documento es fruto de una reflexión sobre el trabajo pastoral. Es un aporte que queremos hacer para todos”, explicó el padre Gustavo Carrara, de la villa 1-11-14, durante la presentación realizada en la escuela de oficios Padre Daniel de la Serna, a metros de esa villa de Barracas.

Además, en el documento, titulado “La droga en las villas: despenalizada de hecho”, subrayan que, ligado al tema de la droga, se da el fenómeno de la delincuencia, de las peleas y de los hechos de muerte violenta. Comentan que los adolescentes, al relatar sus conductas, afirman que estaban dados vuelta (drogados). “Esto nos hace tomar conciencia de otro gran tráfico que hay en nuestra sociedad, que es el tráfico de armas, y que visualizamos como fuera de control”, dicen los sacerdotes.

En diálogo con los periodistas y los corresponsales de SOS Discriminación Internacional, el padre José María Di Paola, de la villa 21-24, dijo: “Para que un chico tenga un arma es porque alguien se la puso en las manos”. Por eso, según afirman los curas, las “primeras víctimas de esta despenalización de hecho” de la droga son los jóvenes de esos barrios que, “arruinados en su mente y en su espíritu, se convencieron de que no hay posibilidades para ellos en la sociedad”.

Di Paola destacó también que las experiencias de las que surgen los dichos del documento no son producto de visitas a las villas, sino de compartir la vida con sus habitantes.

No mencionan datos cuantitativos y afirman que se resisten “a mirar esta realidad social desde los papeles de las estadísticas”. Pero sí arriesgan que en esos barrios “la droga está instalada quizá con más fuerza desde 2001”.

Así, los sacerdotes intervienen en el debate sobre la despenalización del consumo de esas sustancias. “¿La legislación actual penaliza al consumidor? No. La ley 23.737 establece que cuando la tenencia es para uso personal y hay una dependencia física o psíquica de la sustancia, el juez puede imponer una medida de seguridad curativa, consistente en un tratamiento de desintoxicación y rehabilitación por el tiempo necesario, por lo que deja en suspenso la pena que le pudiera corresponder”, escribió monseñor Jorge Lozano, obispo citado por los sacerdotes en el duro documento presentado ayer. Según Lozano, “la despenalización del adicto ya está en vigencia”.

En ese sentido, los curas se preguntas: “¿Ministros y jueces conocen la situación en nuestros barrios? ¿Han dialogado con el hombre común de la villa? ¿Se han sentado a elaborar con ellos proyectos liberadores, o simplemente se piensa en implementar recetas de otras latitudes? A veces, se busca transmitir la idea de que se está trabajando fuertemente en la lucha contra la droga. Es así como, por ejemplo, se abre un solo centro de recuperación para toda una ciudad y se la empapela para dar una buena imagen”.

Entre las propuestas que, según dicen, “sin ser expertos en la materia”, hacen los sacerdotes figura incorporar a la currícula escolar de la primaria una materia de prevención que no explique qué drogas hay y cómo se consumen, sino cuál es el valor de la vida, al tiempo que reclaman que se escuche más a los jóvenes en la casa y en la escuela.