Discriminación en una escuela de Morón

Iban de la mano, el director las retó, y los compañeros las defendieron

“Si tengo amigos homosexuales no dejo que se besen frente a mi hijo, les dijo. Los chicos hicieron una sentada.

Caminaban de la mano en el recreo, pero una preceptora las vio y dio el aviso al director, quien las obligó a separarse y las expuso ante todos sus compañeros: “Tengo amigos homosexuales y no dejo que se besen adelante de mi hijo”, cuentan que dijo el máximo responsable del colegio Manuel Dorrego, el más importante de Morón, quien -según dicen- utilizó como argumento que las expresiones de cariño no están permitidas. Anna (15) y Camila (14) no lo podían creer: “No hicimos nada malo, ni siquiera un beso nos dimos, sólo queríamos estar juntas de la mano”.

Los pasillos del Dorrego están invadidos por carteles. “Todo amor es legal”; “No necesito ser homosexual para saber que la homofobia es un error”; “Señor director, debería estar amando a alguien”; “No a la homofobia”. Una vez que el caso se hizo público (el jueves 11 de mayo) en la comunidad educativa, la bronca de los estudiantes estalló. Primero con charlas y reuniones de la comisión de género del centro de estudiantes, luego con una sentada multitudinaria y ahora planean para el viernes un “besazo” en los recreos.

Para las dos chicas, el apoyo de sus compañeros y amigos es fundamental: “Nos sentimos muy mal con lo que pasó. Yo estaba muy angustiada cuando volví a mi casa, no entendía qué fue lo que hicimos mal”, cuenta Anna y mira a Camila, que está a su lado mientras charlan con Clarín.

Iban de la mano, el director las retó, y los compañeros las defendieron

Protesta. La sentada de los alumnos del Manuel Dorrego, el viernes.

Y lo que pasó, según cuentan ellas y también desde el centro de estudiantes, (las autoridades del colegio no quisieron hablar), es que las dos caminaban de la mano en el recreo, cuando una preceptora las vio y le avisó al director Gustavo Martínez, quien actuó ráopido. Les dijo que se separaran y que no podían hacer eso en el establecimiento: “Nos dijo que estaba mal porque era un acto sexual y que él tenía amigos homosexuales, pero que no dejaba que se besaran delante de sus hijos”, relató Camila.

Una de ellas le contestó que solamente querían permanecer tomadas de la mano, el director -que se pidió licencia esta semana- le respondió que él era la autoridad y por eso debían acatar su orden. “Es insólito porque nos dijo que no era sólo con nosotras sino que está prohibido para cualquier pareja, lo cual es mentira, porque tengo amigas que tienen a sus novios acá y pueden caminar de la mano y besarse en los recreos”.

Iban de la mano, el director las retó, y los compañeros las defendieron

Los alumnos empapelaron el colegio con carteles

Desde el ministerio de Educación de la Provincia, Andrea Duré, directora del área de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social, aseguró que las expresiones de cariño no están prohibidas en ningún colegio, que por el contrario desde su lugar intenta reforzar la unión y el respeto: “Estamos en proceso de investigación para saber bien qué fue lo que ocurrió. Pero de ninguna manera estamos en contra de que los chicos puedan caminar de la mano, si es así como pasó”, dijo la especialista.

“Nosotros promovemos el respeto a las orientaciones sexuales del otro, la aceptación de las diferencias y por eso trabajamos con trabajos relacionados a la educación sexual integral. En este caso preferimos hablar primero con todas las partes, escuchar lo que tengan para decirnos y luego la idea sería que puedan hacer algún taller al respecto”, agregó Duré, que contó también que nunca tuvo que ocuparse por un caso similar.

Iban de la mano, el director las retó, y los compañeros las defendieron

Los alumnos empapelaron el colegio con carteles

Anna y Camila se vuelven a mirar, por momentos se ríen de la situación, en otro se ponen serias, y dicen: “No queremos que esto se repita más, que sepan que todos somos libres de expresarnos y de querer a las personas que nosotros elegimos”.

Discriminación