Marcha en Boston contra el racismo

Miles de activistas contra el racismo marcharon el sábado en Boston, coreando consignas antinazis poco antes del inicio de una marcha de conservadores y una semana después de que un choque de manifestantes en Virginia se tornó letal. 

Se trató de un multitudinario y bullicioso acto de rechazo a los nacionalistas y supremacistas blancos que hace una semana organizaron una concentración en Virginia, que terminó en violencia y en la muerte de una activista antirracista.

Unos 15.000 manifestantes marcharon a la histórica plaza Boston Common y muchos de ellos se concentraron en torno a una tarima donde un pequeño grupo de conservadores tenía pensado pronunciar discursos. Los conservadores tuvieron que ser llevados en camionetas policiales y sacados de la zona, mientras los contramanifestantes forcejearon con los agentes que intentaban poner orden.

Unos 500 policías –algunos uniformados, otros de civil– fueron despachados para mantener separados a los dos bandos, dijo el comisionado de policía William Evans.

Tanto el alcalde de Boston Marty Walsh, quien es demócrata, como el gobernador de Massachusetts Charlie Baker, republicano, advirtieron que no se tolerarán hechos de violencia en la ciudad considerada la cuna de la independencia estadounidense.

Los organizadores del evento de los derechistas, llamado “Concentración a Favor de la Libertad de Expresión”, se han distanciado de los neonazis, supremacistas blancos y otros que fomentaron la violencia en Charlottesville, Virginia, el 12 de agosto. Una mujer falleció y decenas de otras personas resultaron heridas ese día cuando un automovilista embistió con vehículo a la multitud de contra manifestantes.

Sin embargo, los opositores temen que de todas maneras los supremacistas blancos estarán presentes, lo que suscita la posibilidad de enfrentamientos aparatosos en el primer encuentro masivo en torno al tema del racismo en una de las principales ciudades de Estados Unidos desde lo ocurrido en Charlottesville.

Hay eventos similares programados para diversas ciudades como Atlanta, Dallas y Nueva Orleáns.

Walsh habló ante los manifestantes antirracistas el sábado por la mañana en el Reggie Lewis Center en la zona de Roxbury en Boston. La marcha, integrada por grupos como el de Black Lives Matter y otros que se oponen al racismo y al antisemitismo, marcharán de allí a la plaza Boston Common y otro grupo planea una concentración frente a la sede del gobierno estatal.

Algunos de los activistas antirracismo vinieron vestidos todos de negro, sus rostros cubiertos por bandanas. Corearon consignas antinazis y antifascistas y esgrimieron carteles con frases como: “Amemos al prójimo”, “A resistir el fascismo” y “El odio nunca hizo grande a Estados Unidos”. Un grupo tenía un cartel enorme con las palabras: “Aplastemos a los supremacistas blancos”.

La Policía de Boston estimó que unas 15,000 personas acudieron a la marcha hasta el Boston Common.

Boston