Suspendida la expulsión de los Dreamers

Por un juez federal de Estados Unidos ·

Con una orden judicial preliminar válida para todo el territorio nacional, el juez federal estadounidense William Alsup ha establecido que las tutelas previstas en base al Deferred action for childhood arrivals (Daca) deben permanecer en vigor hasta que no se concluya el proceso legal iniciado para poner fin al programa. Se bloquea, por lo tanto, de forma temporal una de las decisiones sobre política migratoria del presidente de Estados Unidos, Donald Trump que pretende suspender el programa lanzado por su predecesor Barack Obama para proteger la repatriación de los inmigrantes sin documentos llegados a Estados Unidos de niños, los llamados dreamers, soñadores.

Ya en octubre el juez Alsup había ordenado a la administración Trump la entrega de los documentos -también las opiniones legales- relacionados con la decisión del pasado septiembre que prevé la suspensión del Deferred action for childhood arrivals. Y había subrayado que la administración debe probar que el programa es inconstitucional, como lo declaró el ministro de justicia, Jeff Sessions. El pasado 5 de septiembre, de hecho, Sessions definió el Daca como «una manera de eludir las leyes de inmigración, un ejercicio inconstitucional de la autoridad del poder ejecutivo». Según el juez, a la espera de la conclusión del procedimiento legal, cualquiera que se hubiera beneficiado desde el pasado 5 de septiembre del estatus previsto en el cuadro del Daca, está autorizado a verlo renovado. La orden judicial preliminar del juez federal Alsup llega después del anuncio de un acuerdo alcanzado en un encuentro entre los dos partidos con el objetivo de trabajar en una ley que incluya la seguridad de las fronteras, la lotería de las visas, la cadena migratoria y el programa para los dreamers. La noticia fue difundida por la portavoz del presidente, Sarah Sanders, que definió el coloquio mantenido a puerta cerrada en la Casa Blanca como «productivo y de éxito».