Cuestionan políticas xenofobicas en el continente

La Federación de Entidades Latinoamericanas FEL repudia todas las iniciativas que vienen criminalizando la inmigración al mismo tiempo que buscan regular la conflictividad social en ascenso con políticas xenófobas.

En una región donde en la Argentina se habla del rol de las fuerzas armadas para defender los intereses nacionales, específicamente en la frontera norte y el control con el objetivo de frenar el flujo migratorio. Mientras el gobierno pretende agilizar las deportaciones, ablandando a la justicia contenciosa administrativa.
Mientras que una vez más se pretende con un DNU seguir modificando la ley 25871 una ley de vanguardia . Todos los nos reconocemos que somos un país con admirable legislación inmigratoria, con un estado nacional, hasta hace algunos años que se preocupó por llevar a la práctica la ley que promovió.
Sin embargo hoy todo cambió hoy el Estado que fomenta la xenofobia porque da rédito electoral. Porque en forma abusiva y xenófoba se acompaña de los principales medios de comunicación para criminalizar la inmigración constantemente y desde hace tiempo también se estigmatizando particularmente a las colectividades y las Villas y barrios vulnerables.
En razón de esta situación, las colectividades presentes en la Argentina, expresamos: “no creemos que la sociedad tenga una visión ingenua sobre los inmigrantes. Para nosotros el Plan de regularización migratoria Patria Grande represento un hito dentro de las políticas para los migrantes en la Argentina y en el mundo. Por esto desconocemos las manifestaciones que atacan su espíritu.
“Ante el surgimiento -dijo la FEL- de expresiones cada vez mas reiteradas de carácter racista y xenófobas, repudiamos las pretensiones controlar y reordenar el flujo migratorio de la Argentina y de alterar el vigor de la legislación modelo que tiene el país”.
Para nosotros no es una novedad que la gran mayoría de los medios reproducen esta línea política y las mentiras para justificar y alentar la xenofobia. No es casual que esto se exacerbe cuando se agudiza día a día la crisis económica y social que han provocado las políticas del gobierno y el FMI.
No podemos olvidar que el gobierno, con la intensión de llevar adelante esta política, publicó en enero de 2017 el Decreto De Necesidad y Urgencia (DNU) 70/2017, con la firma de todo el gabinete, que modifica la Ley de Migraciones (Ley 25871) y que constituye una grave amenaza para los que “quieran habitar el suelo argentino”, como reza la Constitución Nacional. Una medida totalmente anticonstitucional y autoritaria.

Ahora entonces, el gobierno pretende retrotraernos a 1902 a la Ley de Residencia, que nació como respuesta a las luchas de una joven clase obrera –en su mayoría inmigrante– e integraba un corpus legal que buscaba regular la conflictividad social. Permitía deportar extranjeros sin juicio previo.
Las organizaciones de derechos humanos y la sociedad son parte ya de esa resistencia a estos ataques y campañas criminalizadoras contará con miles de luchadores en las calles para impedir que se consume esta política xenófoba , racista y segregacionista que como queda demostrado con esta conformación. no tiene color político y es transversal.