Tema migratorio pasa a ser eje de la campaña electoral de EEUU

Trump dijo el lunes que la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas empezará a retirar a los inmigrantes que ingresaron ilegalmente al país.

“La próxima semana el ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas)  comenzará el proceso de deportación de los millones de extranjeros ilegales que han encontrado ilícitamente su camino en los Estados Unidos. Serán removidos tan rápido como entren”. También agregó que “Guatemala se está preparando para firmar un acuerdo del Tercer País Seguro”, escribió el jefe de estado.

El presidente manifestó que México usa “fuertes leyes de inmigración”  para impedir que los  migrantes centroamericanos ingresen a la unión”. Según trascendió, “el anuncio está vinculado al esfuerzo de centrar el foco sobre miles de personas que recibieron órdenes de deportación definitivas, pero que aún permanecen en el país. De todas formas quedan dudas si el presidente se refiere al proceso de deportación existente o si el ICE implementaría una nueva política de eliminación”. En los prolegómenos de esta decisión , la semana pasada, el Comité de Asignaciones de la Cámara baja  votó a favor de aprobar su proyecto de ley de financiación para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que incluía fondos para Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Un tipo de convenio “Safe- Third” requiere que el país acepte refugiados de la vecina Honduras y el Salvador. Anteriormente, el Departamento de Estado informó que congelaría $ 185 millones en ayuda a El Salvador, Honduras y Guatemala: “hasta que el departamento esté satisfecho; ya que los países del Triángulo del Norte están tomando políticas concretas para reducir el número de personas en tránsito, advirtió”.  Según informes, los funcionarios de inmigración  dijeron que la ex jefe del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen Nielsen, podría haber sido removida debido a su oposición a ese plan.

A inicios del mes de junio, el gobierno de México firmó un convenio con Estados Unidos para evitar el alza de aranceles. Este pacto incluía el registro de todos los refugiados  que cruzan en el país, el despliegue de la Guardia Nacional en las fronteras norte/sur y el traslado a México de los casi 8 mil solicitantes de asilo que esperan su resolución. Con estas medidas, la administración norteamericana busca que un esfuerzo intencionalmente de alta visibilidad actúe como un impedimento para los indocumentados que buscan residencia y están considerando cruzar la frontera. El vicepresidente de los EE. UU., Mike Pence, sugirió la semana pasada que Guatemala podría recibir solicitantes de refugio de sus vecinos como un llamado tercer país seguro.

No obstante todavía los detalles del plan no se han hecho públicos, y los guatemaltecos  no ha confirmado públicamente las conversaciones que el Departamento de Estado de EE. UU quien dijo que se estaban llevando a cabo en el país el viernes. Sin embargo, el grupo de derechos humanos Human Rights First remarco que era “simplemente ridículo” que se  afirmara que el país centroamericano era capaz de proteger a los refugiados, cuando sus propios ciudadanos están huyendo de la violencia. México ha acordado que si sus medidas para frenar el flujo de migrantes no tienen éxito, discutirán la firma de un convenio  de tercer país seguro . Los comentarios del primer mandatario respecto del ICE dejan al descubierto una operación planificada de inmigración dirigida a las familias centroamericanas y menores no acompañados que habían cumplido 18 años. EL nuevo director interino del ICE, Mark Morgan sostuvo hace pocos días que intensificara la aplicación de la ley contra los expatriados que ya viven en los Estados Unidos.

La administración de Barack Obama atacó de manera similar a los grupos centroamericanas para ser deportadas en enero de 2016, pero la operación que inició el esfuerzo llevó a 121 arrestos. Aún no está claro si ICE podría dirigirse a cientos de miles  personas. El gobierno solicitó al Congreso en las últimas semanas más de $ 300 millones para ampliar la capacidad de camas de detención de ICE como parte de una solicitud de financiamiento suplementario más amplia de $ 4.5  para hacer frente a la afluencia migratoria en la frontera. Un ex funcionario del DHS manifestó que el universo de familias y menores no acompañados que podrían ser retirados sería más cercano a miles que los millones citados por Trump. Independientemente de la escala, la óptica de los arrestos familiares podría recordar la política de “tolerancia cero” del gobierno, que separó a miles de padres e hijos desde abril hasta junio de 2018.

La ICE no suele anunciar las operaciones de cumplimiento de la ley antes de que se produzcan, y desde el gobierno se ha reprendido severamente a aquellos que avisan con antelación. A principios de 2018, el mandatario norteamericano criticó a la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, demócrata, por divulgar información sobre una redada de inmigración planificada en su área. Más tarde, el presidente sugirió que el Departamento de Justicia considere la posibilidad de presentar cargos federales contra Schaaf.

El elogio de presidencial por México y la mención de un amplio compromiso de asilo se produce después de que los funcionarios de EE. UU. y México celebraron un pacto el 7 de junio para aumentar la aplicación de las fronteras en ambos países. El dignatario había amenazado con imponer una serie de aumentos de tarifas al vecino del sur , si México no tomaba medidas más drásticas para aquietar el flujo de personas en tránsito  que viajaban a través de México y los EE.UU, desde países como Guatemala, Honduras y El Salvador.

La gestión anunció en marzo que eliminaría cientos de millones de dólares en colaboración  externa a las tres naciones del Triángulo del Norte. Aclarando desde el Departamento de Estado que reduciría esos recortes y proporcionaría aproximadamente $ 432  millones en asistencia asignada previamente en el año fiscal 2017. La suma restante se retendrá hasta que EE.UU determine si los países centroamericanos han actuado de manera suficiente para abordar la migración masiva, según la el gobierno norteamericano.

Esta amenaza,  se agrega a una serie de acciones cada vez más drásticas mientras intenta frenar el flujo de migrantes que cruzan la frontera sur , lo que se ha incrementado dramáticamente en los últimos años. La respuesta a estas acciones no se demoran, y en las últimas horas la Oficina de Administración de Tribunales del estado de Nueva York firmó su nuevo cambio de reglas,  convirtiendo a Nueva York en el primer Estado en hacerlo. Resolvió  que la Immigration and Customs Enforcement (ICE) ya no puede arrestar a los inmigrantes indocumentados dentro de los juzgados de Nueva York a menos que tengan una orden firmada por un juez.

No caben dudas, entonces que el tema de la migratorio pasa a ser un eje central de la campaña de la reelección para el año 2020, que comenzará oficialmente el próximo martes.

Escrito por Alvaro Fontana

Hispan TV