Dibujos de niños que dejan ver el trauma de la inmigración

                                                                                                                          

La Academia Americana de Pediatría (AAA) público dibujos de niños que recientemente fueron detenidos en centros de detención. Denuncia ante la Unicef de una ONG internacional por violación flagrante de los derechos del niño

La entidad la semana pasada había advertido en un comunicado que los menores separados de los padres o tutores se enfrentan a un trauma de muy largo plazo, producto de las durísimas políticas fronterizas del gobierno de Trump. Los dibujos son de hace pocos días y fueron realizados por niños migrantes no acompañados de entre 10 y 11 años de edad, luego de ser liberados de la custodia del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y fueron obtenidas por NBC News a través de la AAA.

La academia advirtió la semana anterior que “el bienestar de los niños inmigrantes que buscan refugio en los Estados Unidos, ya sea que lleguen sin acompañantes o en grupos familiares, es una gran preocupación para los pediatras y los defensores “.La entidad señaló que “las instalaciones del Departamento de Seguridad Nacional que son utilizadas para alojar a los niños no acompañados, no cumplen con los estándares básicos para el cuidado  en entornos residenciales”. Las severas advertencias se producen cuando en varios informes se encontraron que están detenidos en malas condiciones después de haber sido separado de sus padres.

La repercusión de la investigación médica tuvo repercusión en una entidad no gubernamental, SOS Discriminación, la organización denunció ante el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) la práctica estadounidense de separar niños de sus padres, así como las consecuencias de estos actos. En el texto de su declaración señala: “No pueden  ser detenidos por motivos migratorios y se les debe proporcionar acceso a la atención médica y a otros servicios esenciales sin importar su situación migratoria. Sin tener en cuenta de dónde provengan, merecen estar seguros y ser protegidos.

En el trabajo señalado, la Academia de Pediatría plantea, la evaluación de la salud mental en un centro de detención de inmigrantes de EE. UU, durante dos meses a mediados de 2018; menciona  que “los niños recluidos en detención  pueden estar en riesgo de trastornos mentales debido a los impactos de los factores previos a la migración, incluida la exposición a la violencia , su desplazamiento de sus países de origen, su viaje entre países y las condiciones de su detención. La investigación limitada ha demostrado altas tasas de depresión clínica, trastorno de estrés postraumático (TEPT) y trastornos de ansiedad.

En la investigación se entrevistaron a 425 madres sobre su hijo mayor de 4 a 17 años utilizando el Cuestionario de Fortalezas y dificultades del Informe de los Padres . Entre los 425 niños estudiados, muchos demostraron puntuaciones elevadas para problemas emocionales (32%), dificultades entre pares (14%) y problemas totales (10%). Los más pequeños (de 4 a 8 años) demostraron más dificultades asociadas con la conducta y la hiperactividad.  Los menores que habían sido separados por la fuerza de sus madres demostraron significativamente más complicaciones emocionales (49%) y dificultades totales (15%) que aquellos que nunca se habían separado.

Los datos demuestran que los niños en detención  experimentan altos niveles de angustia. Los resultados sugieren que se beneficiarían de una evaluación de sanitaria  más exhaustiva y de la divulgación en la comunidad, así como de una atención médica acorde en los centros de recepción, sostiene el informe.

Recordamos que  Estados Unidos es el único país en el mundo que no ha firmado y ratificado la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Niños, cuyo artículo nueve especifica que los menores no deberían ser separados de sus padres contra su voluntad.

ALVARO FONTANA, Director Ejecutivo de SOS Discriminación y especialista en temas migratorios.