Ruanda un genocidio que desmembró el país y dejó un millón de muertos

 

Por Álvaro Fontana *

El genocidio como máxima expresión del racismo:

El derribo del avión del presidente de Ruanda, Habyarimana, el 6 de abril de 1994 sobre la capital de Ruanda, Kigali, provocó un baño de sangre a una nivel jamás visto antes . Alrededor del 85% de los ruandeses son hutus, pero la minoría tutsi ha dominado durante mucho tiempo el país. En 1959, los hutus derrocaron a la monarquía tutsi y decenas de miles de tutsis huyeron a países vecinos, incluida Uganda.

En las últimas décadas del siglo XIX  Ruanda fue gobernada por reyes tutsis y por lo tanto el término tutsi era cada vez más utilizado para narrar a un grupo superior en su conjunto. Ya los  belgas consideraban que los tutsis eran superiores a los hutus. Como era de esperar, los tutsis fortalecieron la idea, y durante los siguientes 20 años disfrutaron de mejores empleos, cargos gubernamentales y oportunidades educativas que sus vecinos relegados.

Pasaron años hasta que un grupo de exiliados tutsis formó un grupo rebelde, el Frente Patriótico de Ruanda (RPF),  con el que invadió Ruanda en 1990 y la lucha continuó hasta que se acordó un acuerdo de paz en 1993. Pero esta guerra fue el prolegómeno del genocidio. La noche del 6 de abril de 1994, un avión que transportaba al entonces presidente Juvenal Habyarimana y su homólogo Cyprien Ntaryamira de Burundi, ambos hutus, fueron derribados y mataron a todos a bordo. Inmediatamente los hutus culparon al FPR e inmediatamente comenzaron una campaña de matanza organizada. El RPF dijo que el avión había sido derribado por Hutus para proporcionar una excusa para el genocidio.

Este mismo presidente que había suavizado la relación y el concepto de los tutsi como raza en los años setenta, como testificaron muchos ruandeses, que generalmente había trabajado para un mejor entendimiento entre hutu y tutsi.

Desde la época colonial existían actos como los de la mutilación de la nariz de una víctima como forma de “racialización” europea del cuerpo humano. Esta radicalización de las diferencias entre grupos es en parte explicable a partir de la naturaleza las dominación de las potencias coloniales, el caso de Bélgica y Alemania. Los belgas, en un intento de alianza con la facción tutsi, los beneficiaron por sobre el resto de la población; fueron los únicos con derecho a acceder a la educación occidental. Fue tal el resentimiento generado en la población hutu, ampliamente mayoritaria, que desde la independencia en 1962 y durante las primeras presidencias, la persecución a la población tutsi fue atroz e sanguinaria. Miles emigraron a países limítrofes como Burundi o Uganda.

En el 2002 fue creada la Corte Penal Internacional, mucho después del genocidio de Ruanda, por lo que no pudieron juzgar a los responsables. En cambio, el Consejo de Seguridad de la ONU estableció el Tribunal Penal Internacional para Ruanda en la ciudad tanzana de Arusha para enjuiciar a los cabecillas. Se encargó de investigar los eventos del genocidio y de presentar cargos contra las personas más responsables de que ocurriera.

A finales de año, el TPIR ha acusado a 95 personas, incluido un primer ministro interino de Ruanda y los dos hombres que dirigían la estación de radio hutu que incitó al genocidio. Los juicios comenzaron en 1997 y originalmente se suponía que terminarían en 2004, pero los cambios en los mandatos de la corte han llevado a varias extensiones de su fecha límite.

El genocidio había terminado, con la presencia de milicias hutus en la República Democrática del Congo que habían ha llevado años de conflicto, causando hasta cinco millones de muertes. En los últimos años el actual gobierno, liderado por tutsis de Ruanda ha invadido dos veces a su vecino, señalando que quiere eliminar a las fuerzas hutus. Alli grupos rebeldes tutsi congoleños permanecen activos, negándose a abandonar las armas, diciendo que de lo contrario su comunidad estaría en riesgo de genocidio.

La tragedia se encaminaba y había sido planeada y fue el producto de un concepto étnico del enemigo, con el que la población se había enfrentado sistemáticamente a través de los medios de comunicación desde principios de la década de 1990, iniciada por fanáticos hutus. Los hutus lanzaron un escenario de amenazas étnicas en el que la existencia misma de la población hutu fue supuestamente amenazada por los tutsis que reclamaban su derecho de poder derivado históricamente.

La independencia del país cambió por completo el equilibrio de poder dentro de la sociedad ruandesa: mientras que los tutsi habían sido privilegiados durante la época colonial, en ese momento  se les negaba el acceso a cualquier forma de participación política y social.

El genocidio ruandés deja al descubierto claramente cuáles fueron las ideologías racistas que fueron constitutivas de los ejecutores y ha demostrado que el genocidio fue un intento de convertir la concepción étnica de la sociedad de Ruanda.

Raphael Lemkin, el promotor de la Convención de Genocidio de 1948, entendía que el genocidio podía se podía prevenir, advirtiéndonos que era más probable que ocurriera un genocidio donde había racismo y que cuanto más extremo fuera el racismo, más probable sería que ocurriera un genocidio.

*Director Ejecutivo de SOS Discriminación, y especialista en temas migratorios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s