El racismo profundo y sistémico

Cuatro policías de la ciudad de Minneapolis fueron retirados de la fuerza el pasado martes, tras la muerte del afroamericano George Floyd , en una detención brutal de un hombre desarmado. Un hecho que provocó la indignación y ola de violencia en la ciudad del norte de los Estados Unidos. stopEn las imágenes registradas, un policía blanco presiona a Floyd boca abajo contra el suelo, apretándole el cuello con una rodilla. El hecho deja con absoluta claridad el arraigado racismo sistémico que impregna la vida estadounidense.

El detenido se queja durante varios minutos por no poder respirar y de sentir dolor, mientras el agente no se perturba. Poco después el mismo policía se preocupa porque se arrimaban los transeúntes , que comienzan a increparlo al ver como Floyd ya está inconsciente. Pocos minutos después fue derivado al hospital , donde falleció . El caso recuerda al de Eric Garner, un afroamericano que murió asfixiado durante su arresto por policías blancos en Nueva York en 2014. Aquel caso contribuyó al nacimiento del movimiento Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan) y desató una ola de protestas en diferentes puntos de los  Estados Unidos.

Esta organización fue fundada en 2013 en respuesta a la absolución del asesino de Trayvon Martin. Es una entidad global en los Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá, cuya misión es erradicar la supremacía blanca y construir el poder local para intervenir en la violencia infligida en las comunidades negras por el estado y la misma policía, al combatir y contrarrestar los actos de violencia, creando un espacio para la imaginación,  la innovación y ganando mejoras inmediatas.

A raíz de esta situación , las policías de Nueva York y Los Ángeles prohibieron los controvertidos métodos de inmovilización de sospechosos, como el que consiste en mantener al detenido de cara contra el suelo.

Se viven momentos donde los términos “racista”, “supremacista blanco” y “nacionalismo blanco” se han vuelto a impregnar  en el debate político estadounidense. Más aún cuando un número creciente de candidatos y legisladores demócratas 2020 acusan al presidente Donald Trump de usar políticas de identidad divisivas, en recientes actos violentos de alto perfil, así como  la policía sostiene que los crímenes relacionados con la supremacía blanca están en aumento.

En razón de esto las distintas agencias de aplicación de la ley están especialmente preocupadas y alerta cuando notan nacionalistas blancos autoidentificados activos en sitios web y redes sociales identificados con grupos de odio y lo ven como una señal de advertencia de que podrían seguir actos violentos.

Pero esta creencia no es el dominio de las franjas fabriles únicamente . Para esto podemos pensar en la encuesta anual a gran escala más reciente de la opinión pública estadounidense realizada por el Public Religion Research Institute, un grupo de investigación no partidista en Washington, DC. A los encuestados se les preguntó cómo se sentían acerca de la demografía cambiante del país.

Seis de cada 10 republicanos también dijeron que se sentían extraños en su propio país, mientras que la mayoría de los encuestados blancos (y casi el 80% de los republicanos) dijeron que debería haber límites más estrictos a los temas legales de inmigración en los Estados Unidos. Casi seis de cada 10 evangélicos protestantes blancos dijeron que los inmigrantes amenazaron a la sociedad estadounidense.

En ese sentido para algunas organizaciones como la Liga Antidifamación, una organización no gubernamental judía internacional, los principios clave de la supremacía blanca se perfilan a  centrar exponer las creencias del extremismo, son que las personas blancas de ascendencia europea son genéticamente superiores a otras personas no blancas, que las suyas ” la cultura “es superior a otras culturas y que la raza blanca está en peligro de extinción debido a una creciente” inundación “o” invasión “de los no blancos.

La supremacía blanca como concepto ha existido desde la fundación de América y se remonta antes y con el surgimiento de la esclavitud y el genocidio de los grupos de nativos americanos en este país, dijo Johnson, uno de sus directivos.

A pesar de la retórica de lo contrario, y el lenguaje de la libertad y la igualdad en los documentos fundacionales de la nación, los Estados Unidos de América abrazaron el racismo desde su inicio.

Ya desde 2017, la ex primera secretaria de Estado negra, Condoleezza Rice, declaró: “Olvidamos en los Estados Unidos cuánto tiempo nos ha llevado hacer que ‘Nosotros, la gente’ se refiera a personas como yo, […] Y de hecho, creo que Estados Unidos nació con un defecto de nacimiento: era esclavitud ”.

En los Estados Unidos, las distinciones raciales en ingresos, riqueza, vecindarios, educación, pobreza, encarcelamiento, salud y esperanza de vida son innegables. Las personas negras, latinas y asiáticas viven vidas desiguales a las de los blancos, quienes creen que los no blancos solo ganan con la pérdida de los blancos. Estos blancos se oponen a la acción afirmativa argumentando que promueve la “discriminación inversa”.

En muchas oportunidades desde la elección de Donald Trump para la presidencia de Estados Unidos se ha alentado a los blancos racistas a emerger de todos los rincones de la sociedad para resistir cualquier medida para iniciar un cambio racial.

Por eso mientras  la expresión formal de esos sentimientos persista en su lugar, en la justicia penal, en la vivienda, en el empleo, en la política de inmigración, seguirá siendo peligrosamente fácil activar y empujar esa violencia ilegítima que siempre se ha asociado. Eso significa que más crueldad y crimen, como la que vimos en Minneapolis,  no solo es posible, sino inevitable.

Porque si el racismo en los Estados Unidos es profundo, también la expectativa de justicia debe ser más profunda. El crimen deja con absoluta claridad el arraigado racismo sistémico que impregna a la vida estadounidense.

Por Álvaro Fontana, Director Ejecutivo de SOS Discriminación,  y especialista en temas migratorios

#Floyd #TrayvonMartin #supremaciablanca #afrodescendientes

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s